Lidiando con la depresión post-juego (2)

Si has jugado alguna vez al póker o al blackjack, o a cualquier tipo de apuestas, sabes que habrá rachas buenas y rachas malas.

Que no cada vez que entres al casino será para ganar, y que de hecho las probabilidades de perder serán muchas.

Perder es un hecho con altas probabilidades lo sabemos, pero bueno, hay gente que se toma esto muy a pecho, y que puede llegar a desarrollar males serios, como una ludopatía.

Lo primero que deberías de tomar en cuenta a la hora de perder, es que eso no significa otra cosa sino que no ganaste.

¿Suena obvio? No lo es a la hora de jugar.

Existen individuos que se toman muy en serio el hecho de ganar, sobre todo aquellos que tienen un perfil más competitivo, y es ellos, sobre todo, quienes deberían comprender que incluso el jugador número uno de póker en el mundo pierde manos de póker cada tanto.

No te sientas ni decepcionado ni frustrado por perder en una mano de póker o en un turno de ruleta.

El juego es así, entonces trata de jugar de nuevo, pero si lo haces, más vale que lo hagas con otra actitud.

Hay que aprender a perder cuando las posibilidades que tenemos no son las que esperamos, es preferible intentar probar suerte al día siguiente y estando con la cabeza más fría.

¡Eso sí, hay que retomar el juego lo antes posible o si no, el temor de jugar se nos convertirá en un arma de doble filo.

17-07-2009