Ganando con el perdedor

Apostar en las carreras de caballos puede llegar a ser mucho más versátil que sólo escoger a los ganadores de cada carrera.

De hecho, a casas de apuestas que te permiten apostar por el perdedor del evento.

Si llegas a apostar por un caballo perdedor, debes de saber que es simplemente otro método de apuesta, y no puedes utilizar los mismos criterios que usarías para elegir a un caballo ganador; de entrada, porque en una carrera de catorce caballos, sólo habrá un ganador, y trece perdedores.

Lo cual lo convierte en términos generales en un evento más “seguro”.

Supón que alguien te dice que va a ganar un caballo A, y tú piensas que eso no va a ocurrir, y las apuestas están en 5/1, entonces en caso de que el caballo A pierda, habrás ganado 10 euros, pero si llegara a ganar, habrás perdido 50 euros.

Apostar según las tendencias de los caballos preferidos puede ser engañoso.

Generalmente los caballos predilectos sólo suelen ganar en un 30% de las ocasiones, lo cual significa poco menos de un tercio de las ocasiones.

Y aunque apostar en contra de los ganadores no representa una apuesta substanciosa, y si un gasto más grande en caso de que el caballo gane, también piensa que es un margen de probabilidad que se inclina más a tu favor.

Antes de realizar una apuesta de este tipo, debes de pensar qué motivos tienes para hacerla.

Así que mucha suerte con esta apuesta, y te deseo que gane el peor.

07-07-2009

Sistema de apuestas en los caballos

Existe un sistema que, además de ser muy simple, es realmente efectivo cuando de lo que se trata es de apostar a los caballos y obtener además una ganancia de ello.

Involucra establecer un presupuesto adecuado para la tarea, estudiar los favoritos de cada carrera, acotar los rivales y contendientes, imaginar correctamente el resultado de la carrera y realizar los ajustes necesarios.

Para muchos, estos únicos elementos han logrado conformar un sistema de apuestas realmente ganador en lo que se refiere a las carreras de caballos.

El primer paso es establecer el presupuesto.

Este debería ser considerada una inversión de capital y no dinero que necesitamos para sostener nuestra vida diaria.

Si bien no debemos apostar más bajo de lo que resulta conveniente, tampoco debemos propasarnos.

El presupuesto debería consistir en una cantidad de dinero con la que nos sintamos cómodos.

Luego debemos determinar el porcentaje del presupuesto que queremos asignar a cada carrera.

Un porcentaje razonable es, por ejemplo, el dos por ciento.

En segundo lugar, al realizar una mirada sobre la carrera en la que queremos apostar, debemos establecer si el favorito es sólido, vulnerable o falso.

No hay que perder el tiempo en carreras en donde los Leer más…