Corriendo con las leyes de Murphy (2)

Algunas veces pareciera que los eventos conspiraran para que una buena carrera de caballos se arruinara y por lo tanto tambien su apuesta, y que una carrera que pareciera definida, termina decidiéndose en los últimos centímetros de la recta final.

¿Y qué me dices de cuando tras una falsa salida, un caballo se lastima y ya no puede correr en la carrera definitiva? ¿Es eso mala suerte o una regla hecha por Murphy?

Además hay que tomar que una carrera de caballos, los que corren son dos, tanto el caballo como el jockey; y que un error del jockey, puede costar la descalificación del caballo.

Algunas veces, incluso pueden ocurrir hechos totalmente extraños.

En 1956, por ejemplo, un caballo que parecía un seguro ganador, cerca de llegar a la meta – a tan sólo cincuenta yardas de la victoria -pareció saltar un obstáculo inexistente, haciendo que el caballo cayera de barriga, de forma muy extraña.

Se analizó durante mucho tiempo el movimiento del caballo, pero nadie pudo llegar a una explicación.

Este hecho ha sido considerado uno de los más extraños en el mundo del hipismo, que sorpresa se llevarian quienes tenian apuestas allí.

Así que como vemos, las leyes de las probabilidades son así; y mientras haya una probabilidad, siempre podrá ocurrir algún factor de que lo inesperado suceda.

Al igual que en las probabilidades, las leyes de Murphy no sueles mentir: si algo malo puede suceder, lo más seguro es que suceda. Y a la hora de aplicar en apuestas, también debes tener esto en cuenta.

Tags

imagenes de caballos de carreras, www tuapuestas com apuestas-a-los-caballos, corriendo con caballos
11-08-2009

Decidiendo cómo apostar en los caballos

A veces, a la hora de realizar apuestas en las carreras de caballos, nos puede parecer que existen demasiados tipos de apuestas y demasiado poco dinero para hacerlas.

Para ser un buen apostador en las carreras de caballos, hay que ser alguien que sabe hacer buenas decisiones.

No sólo es preciso resolver aquella única ecuación que lleva a elegir el caballo indicado en la carrera indicada, sino que además debemos saber elegir la apuesta correcta para poder maximizar las ganancias.

Esta no era una tarea difícil en la época en la que las únicas opciones eran las apuestas al primero, segundo o tercer puesto.

Bastaba con elegir al mejor caballo, esperar al mejor precio y luego dirigirse hacia la ventanilla.

En la era moderna del handicapping, no sólo debemos elegir el caballo correcto, sino que debemos saber si apostar a ganador, a ganador y a lugar, a exacta, a la doble, quinilla, trifecta, triple trifecta, superfecta, o alguna otra de las tantas opciones disponibles.

Ser un handicapper se ha convertido en un juego orientado a los grandes apostadores que realizan combinaciones complejas adentrándose en varias carreras a la vez.

De esta forma, pueden asegurarse ganancias tan elevadas que, con acertar tres o cuatro veces al año, les permiten ganar en grande.

La mayoría de nosotros no entramos en esa categoría, pero no por ello debemos prescindir de investigar los distintos tipos de apuesta para elegir la que más nos convenga, de forma de agregarle un plus de dinero a nuestra diversión.